Rambla del Raval 29-35, 08001 Barcelona Catalunya Espanya

Informe OIT sobre el mundo del trabajo

En el informe emitido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el pasado día 7 de abril se prevé que durante el segundo trimestre de 2020, debido al Covidien-19 desaparecerán un 6.7% de las horas de trabajo lo que equivale a 195 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.

Sin embargo, la OIT es cauta y condiciona estas cifras a la evolución futura y las medidas políticas adoptadas pero en todo caso parece claro que se superará con creces la previsión inicial (de antes de la pandemia) de 25 millones de personas desocupadas.

Se prevén enormes pérdidas particularmente en los países de ingresos medios y altos (7% o 100 millones de trabajadores / as a tiempo completo); esto supera ampliamente los efectos de la crisis financiera de los años 2008-2009.

El 81% de total de la población mundial del total de los 3.300 millones que conforman la fuerza de trabajo están siendo afectadas por cierres totales o parciales de sus puestos de trabajo.

Los sectores más expuestos a riesgos son los de la hostelería y restauración, el manufacturero, el comercio minorista y las actividades empresariales y administrativas.

Según este estudio, 1.250 millones de personas trabajan en sectores considerados de alto riesgo de sufrir pérdidas drásticas y devastadoras, provocando despidos, disminuciones salariales y de horas de trabajo. Muchas de estas personas están ocupadas en trabajos mal remunerados, de baja calificación donde uno a pérdida imprevista de ingresos conllevará grandes consecuencias.

A nivel regional, la proporción de trabajadores / as en riesgo varía desde el 43% en el continente americano al 26% en África. Algunas regiones tienen un nivel muy alto de informalidad lo que, junto con la falta de protección social, la gran densidad de población y la débil capacidad, plantea a los gobiernos serios desafíos sanitarios y económicos. Hay que tener en cuenta que a nivel mundial dos mil millones de personas trabajan en el sector informal, la mayoría en las economías emergentes y en desarrollo, y corren un riesgo especialmente alto.

Según Guy Ryde, Director General de la OIT, «los trabajadores y las empresas se enfrentan a una catástrofe, tanto en las economías desarrolladas como en las que están en vías de desarrollo … tenemos que actuar con rapidez, decisión y coordinación . Las medidas correctas y urgentes podrían marcar la diferencia entre la supervivencia y el colapso »

El informe concluye en la necesidad de adoptar medidas políticas integradas, centradas en cuatro pilares: el apoyo a las empresas, el empleo y los ingresos y la incentivación del diálogo social entre los gobiernos, trabajadores / as y empresarios / as por encontrar soluciones corales a los estragos que está causando la pandemia en el mundo del trabajo.